Trabajadoras del hogar

¡UNIDOS POR LOS DERECHOS DE LAS TRABAJADORAS DEL HOGAR!
En el mundo, hay casi 76 millones de trabajadores del hogar, de los cuales el 76 por ciento son mujeres.1. Su trabajo consiste en limpiar, cocinar y cuidar niños y ancianos en domicilios particulares. Sin embargo, el trabajo doméstico a menudo se caracteriza por condiciones de trabajo inseguras y abusivas, salarios bajos (o inexistentes), jornadas extremadamente largas, ausencia de días de descanso o vacaciones, y falta de beneficios y protección social. Estas malas condiciones se agravan aún más en el caso de las trabajadoras del hogar migrantes y las trabajadoras del hogar infantiles debido a las vulnerabilidades específicas inherentes a esos sub-sectores.
“Soy trabajadora del hogar desde hace 25 años. Dicen que soy 'parte de la familia' pero no puedo comer en la misma mesa que ellos. Los que estamos aquí reunidos conocemos la experiencia. Nos estamos organizando: hacemos talleres, educamos a los trabajadores sobre sus derechos, lo que pueden conseguir, por ejemplo, el salario mínimo. Ahora, en NUDE estamos creando una cooperativa para emplear a trabajadoras del hogar, para que nuestros derechos estén en nuestras manos. Es hora de emanciparnos de la esclavitud”.

Gillian Atwell

del Sindicato Nacional de Trabajadoras del Hogar (NUDE, por su sigla en inglés), Trinidad y Tobago

Las trabajadoras del hogar y los desafíos a los que se enfrentan

El trabajo doméstico se caracteriza por tener salarios más bajos, menos beneficios y menos protecciones legales o sociales que otros trabajadores. Las trabajadoras del hogar suelen tener jornadas laborales extremadamente largas, sin vacaciones ni días de descanso. En muchos casos, de hecho, tienen prohibido salir o vivir fuera del lugar de trabajo. Casi nunca tienen contratos por escrito. Rara vez disponen de atención médica, pensiones, licencia por maternidad y licencia por enfermedad. El acceso a la licencia por maternidad, la atención médica o las pensiones es prácticamente inexistente2. En muchos países, las trabajadoras del hogar están excluidas de las leyes laborales que benefician a otros trabajadores o, si tales leyes existen, no tienen acceso a un recurso cuando las leyes no se cumplen. Esto se ve agravado por el hecho de que los lugares de trabajo en cuestión son domicilios particulares, que suelen ser extremadamente difíciles de regular, independientemente de que existan o no leyes de protección. En líneas generales, las condiciones de trabajo de las trabajadoras del hogar están muy por debajo de los estándares laborales aceptables para otras categorías de trabajadores.3
Las trabajadoras del hogar migrantes son particularmente vulnerables al abuso en el lugar de trabajo y a condiciones laborales muy precarias. No existen protecciones significativas que acompañen al trabajador migrante desde su país de origen. La falta de estatus en los países de destino agrega más barreras a su acceso a los beneficios y a los recursos de derechos según las leyes nacionales. 4. La trabajadora del hogar migrante suele depender de la aprobación de su empleador para mantener su estatus migratorio y, a menudo, está sometida a un aislamiento y un abuso aún más dramáticos que sus homólogas nacionales. Además, si existe un contrato, suele ser entre una agencia de colocación y el empleador, lo que aumenta el nivel de privación de derechos de la propia trabajadora.

[1] Para un análisis más exhaustivo sobre el trabajo doméstico, ver OIT, 2021, “Hacer del trabajo decente una realidad para las trabajadoras y los trabajadores domésticos: Avances y perspectivas una década después de la adopción del Convenio sobre las trabajadoras y los trabajadores domésticos, 2011 (núm. 189)”. https://www.ilo.org/global/publications/books/WCMS_802551/lang–en/index.htm

[2] “Trabajadoras del hogar”. Trabajadoras del hogar. WIEGO, s.f. Web. http://wiego.org/wiego-in-brief/domestic-workers.

[3] Ramírez-Machado, José María. "Breve historia del tiempo de trabajo prolongado y las fuentes contemporáneas del exceso de trabajo". Trabajo doméstico, condiciones de trabajo y empleo: una perspectiva jurídica Séptima Serie: Condiciones de Trabajo y Empleo (7): 2003. OIT. Web. http://www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/—ed_protect/—protrav/—travail/documents/publication/wcms_travail_pub_7.pdf.

[ 4 ]4 Alter Chen, Martha, Joann Vanek, Francie Lund, James Heintz, Renana Jhabvala y Christine Bonner. Progreso de las Mujeres del Mundo 2005: mujeres, trabajo y pobreza. Nueva York, NY: Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la Mujer, 2005: 97. ONU Mujeres. UNIFEM. Web. http://www.unwomen.org/~/media/Headquarters/Media/Publications/UNIFEM/PoWW2005_eng.pdf

Las niñas trabajadoras del hogar forman otro subconjunto de este sector que es particularmente vulnerable. Los riesgos diarios típicos para la trabajadora del hogar infantil incluyen horarios prolongados, condiciones peligrosas, alimentación y alojamiento insuficientes o inadecuados, y un trato humillante o degradante, que incluye la violencia física y verbal, y el abuso sexual.5. Además, en muchos casos el trabajo doméstico impide que los niños puedan asistir a la escuela
A nivel mundial, los salarios de las trabajadoras del hogar son solo alrededor del 56 por ciento de los de los empleados de otros sectores, y las trabajadoras del hogar en los países en desarrollo ganan menos de un tercio de lo que ganan los empleados fuera del trabajo doméstico.

Aproximadamente el 80 por ciento de los trabajadores del hogar son informales; el 79 por ciento de las trabajadoras del hogar y el 87 por ciento de los hombres son informales.

Lee Más

Florence Bonnet, Françoise Carré y Joann Vanek. Trabajadoras del hogar en el mundo: un perfil estadístico. Nota estadística WIEGO n.º 32

[ 5 ]7 “Trabajo infantil y trabajo doméstico”. OIT. Organización Internacional del Trabajo, s.f. Web. http://www.ilo.org/ipec/areas/Childdomesticlabour/lang–en/index.htm

Sostenibilidad de la FITH

Ayúdanos a marcar la diferencia apoyando al movimiento de trabajadoras del hogar.